Buscar
  • Raúl Sejzer

Los 14 Principios del Sistema de Producción Toyota



El Sistema de Producción Toyota ha logrado mantenerse en el tiempo como uno de los sistemas de manufactura al que aspiran muchas organizaciones por su excelencia. Su éxito se basa en catorce principios bien diferenciados que aportan una visión integral del funcionamiento de una planta de producción, con marcado énfasis en su gente.    

Surgido originalmente para su aplicación exclusiva en la industria automotriz y luego difundido a nivel mundial y aplicado en infinidad de procesos de fabricación diferentes, el Sistema de Producción Toyota (トヨタ生産方式 o también conocido por la sigla TPS de Toyota Production System) se ha convertido en uno de los modelos indiscutidos de gestión organizacional para plantas de manufactura.


Jeffrey Liker, reconocido profesor estadounidense de ingeniería industrial, identificó y compendió los principios que hicieron de Toyota una empresa innovadora y disruptiva. En su libro “The Toyota Way” del año 2004 enumeró los 14 principios fundamentales que hicieron de este actual gigante automotriz un modelo a seguir por un sinnúmero de organizaciones diferentes alrededor del mundo. Estos 14 principios, a su vez, fueron agrupados en cuatro categorías bien diferenciadas. A estas categorías se las conoce como el Modelo de las 4P, ya que todas comienzan con la letra P en idioma inglés: Filosofía (Philosophy), Procesos (Processes), Gente y Socios (People and Partners) y Resolución de Problemas (Problem Solving). Veremos a continuación cada una de las categorías y los principios contenidos.


Categoría 1: Filosofía

Siempre que analizamos algún modelo de origen japonés advertimos que existe un trasfondo conceptual que va más allá de aspectos que podemos considerar «técnicos». Es decir, que detrás del desarrollo de un sistema o herramienta de aplicación en el campo laboral u organizacional existen principios básicos involucrados que tienen más que ver con la cultura nipona. Conceptos como kaizen, que representa la necesidad de mejorar continuamente, no se circunscriben solo al ámbito laboral. En Japón, cuando una persona aplica kaizen lo hace en todos los aspectos de su vida: en lo personal, lo colectivo y – por supuesto – en su trabajo. Se convierte entonces en una filosofía de vida, más que una manera de trabajar. En la cultura japonesa el cortoplacismo no tiene cabida. El crecimiento se logra a través de una aplicación sostenida de pequeñas mejoras. Los resultados son apreciables a largo plazo, lo que permite lograr un alto nivel de madurez de las decisiones y una adecuada asimilación de los cambios.

El Principio n° 1 es, precisamente, la filosofía a largo plazo. Las decisiones, sean de corto, mediano o largo plazo de aplicación, tienen como fin siempre resultados a largo plazo.

Categoría 2: Procesos

Para que obtengamos resultados correctos, los procesos deben funcionar de manera correcta. Para esto, debemos garantizar el cumplimiento de siete principios basados en cuestiones operativas.

El Principio n°2 nos habla de crear un flujo de proceso continuo. El Principio n°3, bajo lineamientos de la metodología Just In Time (JIT) nos dice que para evitar la sobreproducción, debemos utilizar sistemas tipo pull. En el Principio n°4 aparece el concepto de heijunka. Heijunka es la optimización de la producción a través de una correcta nivelación de la carga de trabajo. Utilizando la analogía de la vieja fábula, se nos pide que trabajemos «como la tortuga» (sin prisa y sin pausa, con marcada constancia) y no «como la liebre».

El Principio n°5 se basa en la búsqueda de la calidad a la primera vez, sin desperdicios ni retrabajo. Para esto debemos identificar y eliminar los problemas recurrentes. El Principio n°6 busca la estandarización de las tareas, facilitando su ejecución y la aplicación de la mejora continua. Para que los problemas salgan a la luz, se deben utilizar sistemas de control visual. Este es el Principio n°7. El Principio n°8 nos exige que la tecnología utilizada sea confiable y útil para el uso previsto.


Categoría 3: Gente y Socios

No hay sistema que funcione sin gente. Las personas juegan un rol preponderante en el éxito de TPS. No solo el personal de la organización, sino todas las partes interesadas. Los socios y proveedores son parte de la organización de alguna manera, están involucrados.


El Principio n°9 contempla el desarrollo de verdaderos líderes. Comprometidos y que contagien la filosofía de trabajo. Los seguidores, según el Principio n°10 deben convertirse en personas excepcionales, que compartan la filosofía y sigan contagiando al resto. Siguiendo el Principio n°11 se involucra a las partes interesadas (principalmente proveedores) y se los invita y ayuda a mejorar.


Categoría 4: Resolución de Problemas

La resolución de problemas es uno de los grandes secretos del éxito de TPS. A través de tres principios fundamentales, se logra identificar cada problema que se presenta. Luego se realiza un exhaustivo análisis de la causa raíz y se aprende de ello para evitar la recurrencia. El Principio n°12, conocido como genchi genbutsu, implica un análisis profundo de un problema mediante la observación directa en el lugar real de ocurrencia. Según el Principio n°13, todas las decisiones que se tomen en la organización deben ser consensuadas por las partes implicadas (nemawashi). Por último, el Principio n°14 actúa como el motor del funcionamiento de TPS: mejora continua a través de kaizen y la autorreflexión (hansei).



¿Quieres mejorar los procesos de tu empresa?

Ifadesa puede apoyarte con un programa de formación en mejora de procesos aplicada a tu actividad. Escríbenos a info@ifadesa.com. Con nuestros consultores, sabrás cómo optimizar tus procesos para obtener mejores resultados. Contáctanos, y deja que nuestros asesores te expliquen cómo implementarlo en tu organización.

364 vistas

Síguenos en nuestras redes sociales

  • Negro del icono de Instagram
  • Negro del icono de iTunes
  • Negro del icono de Spotify

©2020 por IFADESA (Instituto de Formación, Actualización y Desarrollo SA)

Hecho en Panamá