Buscar
  • Raúl Sejzer

Reducción de defectos a través de Six Sigma



Six Sigma es una de las herramientas más importantes para la mejora de procesos. Con una marcada orientación al cliente, está enfocada en la reducción – hasta niveles mínimos – de defectos en los productos o servicios que proveemos, a través de la aplicación sistemática de una serie de pasos estandarizados.

¿Qué es Six Sigma?


Basada en otras herramientas de mejora anteriores como la Calidad Total (TQM), el Control Estadístico de Procesos (SPC), el ciclo PDCA de Deming, o Lean Manufacturing, aparece Six Sigma (Seis Sigma, o simplemente 6σ). Surge, como gran parte de las metodologías de mejora continua, de la industria manufacturera (particularmente automotriz), aunque hoy puede aplicarse de manera independiente o complementaria a cualquier otra herramienta utilizada en cualquier tipo de actividad u organización. Existe, inclusive, una metodología de gran difusión que integra el pensamiento Lean con la técnica de Six Sigma, conocida como Lean Six Sigma (LSS).



Variabilidad de los procesos


El origen de su nombre proviene del comportamiento estadístico de los procesos. Éstos suelen tener una distribución del tipo normal (representado gráficamente como una campana de Gauss). En este tipo de distribución aparece un concepto conocido como desvío estándar (representado en general con la letra griega σ). El desvío estándar es el mejor indicador acerca de la variabilidad de los procesos. Variabilidad que se pretende reducir volviendo los procesos más estables, mediante la aplicación de técnicas estadísticas específicas. Se busca que los parámetros de nuestros procesos se encuentren siempre dentro de límites establecidos.


Un proceso con niveles muy bajos de variabilidad nos asegura que éste se encuentra dentro de los límites prefijados, excepto en una cantidad casi despreciable de oportunidades (en las que aparecen los defectos). El ancho de esta ventana en la que se mantiene la estabilidad (la no aparición de defectos en este caso) se mide en cantidad de desvíos estándar. Lograr valores de seis desvíos estándar (o seis σ) implicaría un máximo de 3,4 defectos por cada millón producido (3,4 DPMO). Es decir, una eficiencia o un rendimiento de aproximadamente el 99,99966%. Un número ambicioso o utópico para muchos, pero un excelente norte hacia el que apuntar. Lo importante es – como siempre – mejorar de manera continua. El nivel Sigma es un indicador de la variabilidad o estabilidad de nuestro proceso. Quizás no se logre el nivel 6σ, pero puedan alcanzarse otros niveles igualmente aceptables.


Los procesos no son perfectos, y la aparición de defectos es inevitable, tanto entre procesos intermedios como en el producto o servicio final al cliente, donde el impacto es aún mayor, ya que no implica solo costos sino desprestigio. Todo defecto tiene un costo asociado, ya que un producto o servicio no conforme debe ser producido nuevamente o, al menos, retrabajado. Pero si este defecto llega a manos del cliente, el perjuicio es imposible de cuantificar. Por lo tanto, debe ser evitado, bajo cualquier concepto.



DMAIC: 5 pasos para la implementación de Six Sigma


La implementación de Six Sigma se realiza mediante cinco pasos bien definidos, conocidos como el Ciclo DMAIC (Define, Measure, Analyze, Improve and Control / Definir, Medir, Analizar, Mejorar y Controlar). La aplicación de DMAIC busca lograr la mejora de los procesos a través de la medición de datos estadísticos y la posterior toma de decisiones con el objetivo de minimizar la ocurrencia de errores, funcionando como un ciclo de mejora continua. Los cinco pasos contemplan las siguientes actividades:

  • Definición del objetivo del programa, el problema a analizar y quiénes participarán. Si bien se debe definir un grupo de trabajo multidisciplinario con un líder asignado, la posterior aplicación de la metodología debe abarcar a todos los integrantes de la organización, con un alto grado de compromiso.

  • Medición del estado actual del parámetro de proceso que está siendo analizado. Es decir, el cómputo de la cantidad de defectos actuales.

  • Luego se debe realizar el análisis de las causas del problema, para luego mejorar el proceso a través de la mínima inversión posible.

  • Control y seguimiento del sistema de mejora implementado a lo largo del tiempo.



Los roles en el equipo Six Sigma


Los niveles de especialización de los integrantes del equipo Six Sigma se clasifican mediante «colores de cinturón», como en algunas artes marciales. Cada cinturón tiene un significado acerca del grado de conocimiento de la persona y su experiencia en implementación de programas de 6σ:

  • Yellow Belts (Cinturones Amarillos): personas con participación part-time y que aplican 6σ solo en su área de acción.

  • Green Belts (Cinturones Verdes): expertos con dedicación full-time en 6σ. Pueden liderar proyectos.

  • Black Belts (Cinturones Negros): líderes certificados en 6σ con una visión sistémica de la organización. También asesoran y capacitan a Green y Yellow Belts.

  • Master Black Belts (Cinturones Negros Maestros): son personas con gran experiencia previa como Black Belt. Pueden no existir como tales en la organización.


¿Quieres mejorar los procesos de tu empresa?

Ifadesa puede apoyarte con un programa de formación en mejora de procesos aplicada a tu actividad. Escríbenos a info@ifadesa.com. Con nuestros consultores, sabrás cómo optimizar tus procesos para obtener mejores resultados. Contáctanos, y deja que nuestros asesores te expliquen cómo implementarlo en tu organización.


338 vistas

Síguenos en nuestras redes sociales

  • Negro del icono de Instagram
  • Negro del icono de iTunes
  • Negro del icono de Spotify

©2020 por IFADESA (Instituto de Formación, Actualización y Desarrollo SA)

Hecho en Panamá